Efectos y consecuencias de la falta de sexo

Que si el trabajo, el paro, los estudios, la familia, los amigos, la crisis, la política, el tiempo, el frío, el calor, el precio del Kg. de chipirión... Cuando las épocas vienen cargadas de motivos que nos alejan del sexo, terminamos encontrando excusas en casi cualquier cosa para no hacerlo.

Efectos y consecuencias de la falta de sexo

A nadie le amarga un dulce, aunque preferimos echar la culpa al primer agente externo que tengamos más a mano. ¿Pero sabes qué pasa? Que la falta de sexo se acumula. Sí, el cuerpo es muy inteligente y en su memoria histórica guarda el tiempo que hace que llevas sin comerte un colín.

No en vano, uno mismo va exteriorizando sensaciones, va dejando migas de pan de lo que le está pasando y sin tan siquiera darse cuenta. ¿Cómo se manifiesta el grito de las hormonas contenidas?

  1. El mal humor se apodera de ti, y ni tan siquiera que te das cuenta de que eres tú, de tus ganas de sexo escondidas. Pero no, prefieres echarle la culpa al trabajo o al compañero hace las cosas "para perjudicarte".
  2. Tienes más fantasías sexuales que de costumbre, y digamos que rebajas el listón de las personas que entran en tus imaginaciones. Fantaseas con ese compañero de clase o el portero del edificio, que no es feo, pero tampoco es la persona que en condiciones normales te llevarías a la cama. Pero en el fondo, el asunto aprieta.
  3. Evocas más que de costumbre tus momentos sexuales con tu ex pareja. No piensas nada más que en vuestras aventuras vividas, las posturas del Kamasutra probadas o las relaciones que habéis mantenido en tantos hoteles y sitios variopintos. No hay sentimientos, sólo recuerdos calenturientos.

¡Danger! Está claro que lo que necesitas es un meneo en condiciones. Lo primero es reconocer que estás necesitado de sexo y que va siendo hora de darle al cuerpo una alegría. ¿No sabes con quién? ¿No te decides? ¿Sigues pensando que no te hace falta? ¡Anda ya! Ponte un vídeo erótico y luego nos lo cuentas. O date un paseo por el sexshop y a ver luego si tienes ganas o no de probar nuevas sensaciones orgásmicas aunque sea sin la compañía de otra persona.

Nuestro organismo necesita endorfinas, hormonas que hacen que te sientas bien y seas más feliz. Estas hormonas se liberan practicando sexo, al sentirse amado o amada, las caricias, los abrazos... tener una vida sexual activa hace a las personas más felices.

Descubre todo lo que nuestro sexshop melopasogoma.com tiene para ti y vuela, vuela... Será por juguetitos y artículos de sexo que invitan a probar cosas nunca vistas ni sentidas.

Uso de cookies de www.melopasogoma.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de uso de este sitio web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR