Puntos erógenos del hombre

Es cierto que cuando nos adentramos en una noche de pasión en pareja, el chico casi siempre va varios pasos por delante en excitación aun no habiendo tenido preliminares. Los preliminares son fundamentales para ambos alcanzar el orgasmo sin ningún problema, y si el chico entra a saco sin tener en cuenta que ella necesita más dedicación para que alcance un punto de excitación importante, lo más probable es que termine eyaculando antes de que ella termine.

Puntos erógenos del hombre

Pero no todos los chicos son así, y en algunos casos son ellos quienes necesitan los preliminares para relajarse y dejar de lado las preocupaciones, complejos o problemas que no les hagan centrarse en el momento. Esa dedicación anterior al coito es fundamental, mucho más enriquecedora a la hora de disfrutar del cuerpo de ambos sin prisas, sin relojes y que se traduce en una excitación más intensa y profunda.

¿Conoces el mapa erógeno del chico? Él también tiene una serie de puntos, de terminaciones nerviosas a lo largo del cuerpo que se despiertan con el contacto y provocan mayor sensibilidad, lo que da pie a disfrutar de un encuentro de alta tensión e inolvidable.

Unas caricias, besos, lametones... en el cuello le harán vibrar como un juguete erótico con pilas nuevas. Les encanta que se juguetee con su barbilla y con su labio inferior. El oído es otra zona súper excitante: unos susurros calientes, unos mordisquitos en el lóbulo y se deshará de placer.

¿Y qué hay de la cabeza? Otro punto erógeno abandonado. Un masaje en el cuero cabelludo les relaja y también les excita. Sin prisa, sin pausa, y a disfrutar perdiendo la cabeza momentáneamente.

Si bajamos un poquito más, podemos jugar con el pecho, masajear su pectoral, acariciar sus pezones, incluso mordisquearlos. Todos estos estímulos van a gustos, como los colores, en general gustan pero antes hay que calibrar que es así en cada caso.

Y como última parada en este recorrido de alta tensión en el epicentro del placer masculino, tenemos el pene, los testículos, el glande... ¿qué menos que detenerse cuidadosamente hasta que pida a gritos ir más allá? Y sin olvidar el punto P, también conocido como punto prostático, un placer sublime aún desconocido para muchos hombres. En el sex shop Me lo Paso Goma os ayudamos a encontrárselo con nuestra mejor selección de estimuladores sexuales prostáticos.

Os deseamos un feliz viaje por las autopistas del placer masculinas.

Uso de cookies de www.melopasogoma.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de uso de este sitio web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR