El sexo y el bienestar

Siempre se ha dicho que no hay mejor droga que la que produce nuestro propio cuerpo. Todos en alguna ocasión hemos experimentado, por ejemplo, con el ejercicio físico que realizamos con la práctica de algún deporte, una característica sensación de bienestar que conocen muy bien aquellas personas que practican algún deporte de forma continuada, algo además muy aconsejable ya que nos ayuda a sentirnos bien y provoca una serie de respuestas de nuestro organismo en forma de mayor vitalidad, alegría e incluso euforia.

Una serie de elementos químicos producidos por nuestro propio organismo y conocidos como endorfinas son la razón de esta aparente sedación al tener un importante efecto analgésico produciendo esa agradable sensación de bienestar que todos en alguna ocasión hemos experimentado no solo al practicar ejercicio sino también al comer algo que nos gusta mucho,  escuchar nuestra música favorita, durante las relaciones sexuales con la excitación y posteriormente el orgasmo.

En el ser humano las endorfinas son producidas por la glándula pituitaria y el hipotálamo como consecuencia de alguna de las situaciones que describimos anteriormente y también como respuesta al dolor ya que son parte del mecanismo del que dispone nuestro cuerpo para inhibirse.

Con la práctica del sexo, como con la del deporte, conseguimos liberar endorfinas y consecuentemente alcanzar un estado de relajación óptimo con lo que este tipo de hormonas recorren nuestro organismo produciendo centenares de estímulos químicos muy saludables que nos ayudan a disminuir el riesgo de padecer todo tipo de enfermedades, aumentando, además nuestro ánimo y ayudándonos a sentirnos mejor también en el plano sicológico.

Lo mismo ocurre con la masturbación, tanto femenina como masculina. Esos mismos estímulos que producen la liberación de este tipo de sustancias están muy presentes en el momento de la excitación sexual y son igualmente reproducibles solo con la ayuda de la imaginación o con algún tipo de complemento erótico que nos pueda resultar especialmente excitante, como el uso de las bolas chinas. Con las bolas chinas como con los vibradores o consoladores, lo que estamos es incorporando elementos que nos ayudan a romper la monotonía y aumentan nuestro deseo y excitación consiguiendo así, nuevos estímulos a los que nuestro cuerpo responderá de manera positiva.

Desde el sexshop melopasogoma.com te animamos a disfrutar del sexo ya que este además de ser muy placentero juega un papel fundamental en nuestro bienestar y también en nuestra salud.

Uso de cookies de www.melopasogoma.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de uso de este sitio web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR